FUTBOL   

MARADONA ETERNO: EL DIA QUE LOS TOLDENSES SE SENTARON EN LA MESA DE D10S

El sueño hecho realidad. Una larga, extensa charla, asado de por medio, el privilegio que seguramente millones en el mundo quisieron darse. La noche que Javier Gulli, Esteban y Pablo Patti se sentaron en la mesa del más grande de todos los tiempos.

Publicado el | 792 visitas

Nos fuimos a nuestros archivos históricos recordando aquel acontecimiento, para encontrarnos con la noticia. Una cobertura especial, dos páginas completas, más un espacio en la portada principal de aquel Impacto nro 363 del día 01 febrero del año 2007

Cuenta la crónica de ese entonces en sus ya amarillentas páginas 6 y 7, bajo un enorme título: “¿te gustaría venir a cenar con el Diego?”y donde arranca que los hermanos Esteban y Pablo Patti reciben un llamado telefónico desde Buenos Aires de su cuñado Carlos María Pedrini, en el mes de enero del 2007 invitándolos a comer un asado con Diego Armando Maradona. Ambos fanáticos del “10” en principio lo tomaron como una broma más, aunque ante la insistencia y la posibilidad de “no perder mucho”, se aventuraron a viajar, aun con la sola esperanza de poder al menos recibir un saludo del ídolo, en esos momentos instalado en la famosa quinta de Parque Leloir (el mismo lugar donde Diego había disparado con un rifle aire comprimido a periodistas), con las dudas a cuestas los hermanos y también la compañía de otro fana del "10" como Javier Gulli decidieron “tirarse el lance” y por las dudas no ir con las manos vacías, así que para una supuesta “picadita” llevaron productos bien nuestros, como los quesos y demás.

Mayúscula fue entonces la sorpresa de los toldenses huespedes a su llegada, no solo la posibilidad de compartir una cena, sino la predisposición del jugador más famoso del mundo de prenderse ante cada charla, tema de conversación, interactuar, opinar, preguntar. Una velada que duró hasta altas horas de la madrugada, distendida, tal si fuera una “junta de amigos” habituales de cada semana. No faltó oportunidad para volver con sus “trofeos”, camisetas, suvenires firmados por el Diego, fotos, y lo más importante: sus anécdotas, sus vivencias en cada lugar donde le tocó jugar.

Pero también en esa oportunidad hubo una apostilla para mencionar: quien no pudo estar y se quedó con muchas ganas de compartir esa reunión fue Enzo el “Pato” Rosas, en un momento de la comida Esteban se acordó de él, entonces casi tímidamente le pidió a Maradona si llamaban al compañero ausente por teléfono, lo podría saludar, a lo que este aceptó amablemente. La anécdota cuenta que cuando “Pato” atendió el teléfono de este lado, le dijeron: espera que el Diego quiere hablar con vos. El toldense escuchó la inconfundible voz del “10” diciéndole: “…Patooooo!!! P… de m….que hacés que no estás en mi casa..!!”, Enzo se quedó atónito sin poder creer lo que escuchaba, queriéndose morir por la noche que para él no pudo ser…

Hoy perdura más que nunca en el recuerdo de estos fanas toldenses vinculados completamente al deporte una de las noches más emotivas de sus vidas, el sueño que todos hubieran querido compartir, sentarse en la mesa de Dios…

 

IMAGENES